jueves, 24 de marzo de 2011

Bésame antes de morir 2: Ellen Carlsson







Sean Young además de interpretar a Dorothy Carlsson en Bésame antes de morir la mayor parte del tiempo es la hermana gemela de Dorothy, Ellen y su clase destaca por encima de la ropa que no es nada especial. El estilo de Ellen es algo perroflautico con ocasionales toques étnicos. Trabaja ayudando a chicos conflictivos y personas que viven en las calles, normalmente con problemas de drogas. Al principio Jay trabaja en el mismo sitio y viste como Ellen, pero esto cambia rápidamente a partir de su matrimonio. Se empieza a ver claramente con su cambio de vestuario que Jay quiere abrirse paso en la vida.
Me gustan el reloj y el kimono que lleva Ellen en las primeras fotos.

Bésame antes de morir 1: Dorothy Carlsson







Cuando vi por primera vez esta película me gusto mucho el vestido verde oscuro que lleva Dorothy Carsson en estas escenas. Técnicamente se trata de un vestido de novia porque se va a casar en un juzgado. Al verlo ahora las mangas me parecen todavía ochenteras aún cuando la película es del 91. Sean Young en cambio me parece elegante se ponga lo que se ponga.

martes, 22 de marzo de 2011

Tiendas

«Cualquier establecimiento que venda una importante cantidad de prendas de Ralph Lauren debe construir un departamento separado, con sus propios estantes de caoba, chimenea, caricaturas enmarcadas, bastones de polo, paragüeros, relojes de coche, espejos de baño y toda una serie de cachivaches por el estilo. Es un ambiente que por lo general se describe como inglés, aunque también quiere ser un reflejo de nostalgias: fiestas de caza en las fincas de los barones escoceses, durante las cuales los hombres descienden con un ciervo de enorme cornamenta cruzado sobre el lomo de un pony de las tierras altas; safaris en Kenia; fiestas campestres, con la comida dispuesta sobre alfombras indias; excursiones de pesca desde Long Island; hoteles coloniales en Nuwara Eliya, en Ceilán; partidas de cróquet en una vicaría de Surrey o elegantes partidos de polo en Palm Beach. Siete disparatados sueños casi cinematográficos sintetizados en un solo imperio de la moda.»

La conspiración de la moda, Nicholas Coleridge (1989)

jueves, 17 de marzo de 2011

La Sra. Oliver





Recorriendo un pasillo, dieron la vuelta a un recodo y se abrió una puerta. Con paso nervioso, la joven entró en lo que, a primera vista, le pareció una selva africana.
Pájaros…, gran cantidad de pájaros, papagayos, guacamayos, pájaros desconocidos por la ornitología, desparramados por lo que parecía ser un bosque en primavera. En medio de aquel tumulto de pájaros y plantas, Rhoda vio una estropeada mesa de cocina y sobre ella una máquina de escribir. El suelo estaba cubierto por gran profusión de papeles escritos. Mistress Oliver, con el pelo revuelto, se levanto de una desvencijada silla.

Cartas sobre la mesa, Agatha Christie.

La casa de la señora Oliver me parece bastante bien conseguida. Una lastima que la fidelidad en la reproducción de la novela no se extendiera también a la trama y a la resolución. En este capítulo cambian hasta la identidad del asesino de la novela.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Tarantino sobre Hitchcock





Quentin Tarantino sobre Alfred Hitchcock:
No soy realmente tan reverente con Hitchcock en absoluto. Quiero decir que no es que no me guste. No estoy diciendo que sea un mal director, ok, pero, sabes que: que le den. No me importa. No es un icono religioso.
Sunday Times Magazine, 2003

En la foto de arriba Jessie Royce Landis apagando un cigarrillo en un huevo frito en Atrapa a un ladrón de Hitchcock.
En las siguientes Christoph Waltz haciendo lo propio en un strudel en Malditos bastardos de Tarantino.

domingo, 13 de marzo de 2011

Mesas






Una mesa es como una biblioteca o una colección de vídeos. Hablan de ti, de tu individualidad, que es algo muy importante al menos para los miembros de mi generación; de tal manera que puedes poner lo que de verdad seas sobre ella. Miguel Bosé me explicaba que en su reinado de Somosaguas había decidido colocar a mesa prácticamente en la entrada, que fuera lo primero que observara el visitante. «Porque en esa mesa va a encontrar una gran cantidad de información sobre mi persona, sobre mi familia y sobre mi educación. La manera en que presentas una servilleta, la forma en que está dispuesta la cristalería o la calidad de un mantel lo explican todo sobre la casa y su historia».
(…)
En mi casa comemos entre los libros que reposan sobre la mesa; una mesa que sirve tanto de mesa de comedor como de mueble importante de la casa. No recomendaría ojearlos cuando estás comiendo, pero si te gustan y son parte del entorno, ¿por qué no vas a tener tus libros cerca mientras haces algo tan querido como alimentarte? Si la comida es información, no creo que exista ningún problema en acompañarla de más información.
Morir de glamour, Boris Izaguirre

Las fotos de arriba abajo son de; El gatopardo, Gosford Park, Melinda y Melinda, La sala del crimen (de la serie policiaca basada en las novelas de P.D. James) y Herida.

Me impresionan particularmente las dos últimas imágenes. Es posible que esto sólo se vea en películas y en series. Sin embargo, me intriga la posibilidad de que haya gente que coma sola en la intimidad de su casa con tanta pulcritud y con copa de vino aún cuando la acompañe de una hamburguesa mientras ve la televisión. Por lo demás, francamente dudo que una mesa diga tanto.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Las amistades peligrosas (2003)






“Josée was a socialist at home and Pol Pot at work.”

“Catherine materialised on the set dressed to disastrous effect by Jean-Paul Gaultier. The telefilm was set in 1963, an unfortunate period for hips, and at times Catherine looked like the Romanian housekeeper of some dentist’s wife from Dijon.”
Red Carpets and other Banana Skins, Rupert Everett (autobiografía)


Las amistades peligrosas es una excelente novela epistolar de Choderlos de Laclos. Cuenta además con dos buenas adaptaciones al cine; la que lleva el mismo nombre que la novela y “Valmont”, las dos de 1989. La miniserie dirigida en 2003 por Josée Dayan sería la última en mi lista de preferencia entre adaptaciones sino fuera porque hay otra muy aburrida de 1959 dirigida por Roger Vadim.
En el caso de ésta adaptación lo que falla principalmente es el casting. Catherine Deneuve (Isabelle de Merteuil) era demasiado mayor para el papel. Resulta difícil de creer que seduzca jóvenes con tanto éxito. Para no desentonar con ella tuvieron que elegir como Gencourt a un hombre con más de 60 años. Incluso en 1963 hubiera resultado extraño que quisieran casar a la joven Cecile con él. Por último, Rupert Everett (Valmont) no tiene química con Nastassja Kinski (Madame de Tourvel).
Es una pena porque las localizaciones son fantásticas; tanto los paisajes como las casas. En cuanto al vestuario Rupert Everett tiene razón, Catherine aparece gruesa de cintura para arriba y los pantalones pirata que lleva acentúan el efecto. No incluyo ninguna foto suya de cuerpo entero, me parece lo más caritativo. No sé si la culpa es toda de Jean Paul Gaultier. Si la miniserie hubiera estado ambientada en el siglo XVIII las voluminosas faldas hubieran hecho balance y podría haber usado corsé. Me gusta sin embargo la joya que lleva en la parte de atrás del vestido en las dos primeras fotos.

domingo, 6 de marzo de 2011

Baile de disfraces de 1903

Diversos invitados
El Zar Nicolás II y la Zarina y el traje que llevaba ella.
En el Hermitage se conservan los trajes que llevaron la Gran duquesa Xenia y Zenaida Yussupova
Xenia y Zenaida
Xenia
Zenaida

Uno de los acontecimientos más importantes que tuvo lugar en la Corte imperial rusa lo constituyó un baile de disfraces. El baile se celebró San Petersburgo en el Palacio de Invierno (Hermitage) en 1903. A todos los invitados se les pidió que usaran vestuario de los siglos XVI, XVII y XVIII. Los invitados se inspiraron en retratos de la familia y obras de arte. Los tejidos de oro y plata, suntuoso terciopelo y brocados venecianos, fueron traídos de Moscú.
Nicolás se decidió a llevar un traje que copiaba uno de los que había empleado, en su época, el zar Alexis I. Incluso se sacaron de los depósitos del Kremlin la corona y el cetro de Alexis I. La participante que más me gusta es Zenaida Yussupova seguida de la Gran Duquesa Xenia. En estos trajes se inspiró uno de los que lleva la Reina Amidala en Star Wars.

jueves, 3 de marzo de 2011

Alias (II)









Sydney y sus parejas en las misiones.
1 En las dos primeras fotos los anillos, piercings, la sombra de ojos oscura y la actitud de Vaughn dan el toque de autenticidad.
2 En la tercera y cuarta foto son miembros de un grupo de rock de moda. De nuevo el detalle de los anillos de él.
3 Una pareja que tiene un negocio de diamantes y mucho dinero reciente. El vestido de ella hace juego con la corbata de él. Y como no los anillos de él.
4 Padre e hija también ricos, pero más sobrios.
5 Los más aburridos quizás, típicamente preppies.

Alias (I)





La serie de televisión Alias ha producido muchos disfraces y algunos muy buenos. Dudo mucho que los agentes de la CIA consiguieran engañar a nadie tiñéndose el pelo y poniéndose gafas de sol, pero añade diversión a los episodios. Sydney cambia de edad, tribu urbana, nacionalidad e incluso etnicidad. Como si pudiera pasar por japonesa simplemente pintándose la cara de blanco a lo geisha. Aparte de las misiones también se disfraza para una fiesta de Halloween de Alicia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...