sábado, 29 de enero de 2011

La casa victoriana








El museo de Sherlock Holmes está en el número 221B de Baker Street donde vivieron el detective y el doctor Watson. El despacho que compartían estaba situado en el primer piso y junto al despacho se sitúa el dormitorio de Holmes.
La reconstrucción que se hizo sigue las descripciones de Conan Doyle y las ilustraciones con que fueron publicadas por primera vez. Las habitaciones del segundo piso donde vivían Watson y el ama de llaves, la Sra. Hudson se utilizan como salas de exposiciones. En la planta superior el cuarto de baño y maletas almacenadas en la zona abuhardillada.
Se trata de una casa típicamente victoriana que recuerda las aficiones de Sherlock Holmes como tocar el violín o sus investigaciones en el campo de la química. También hay objetos relacionados con la profesión de Watson.

miércoles, 19 de enero de 2011

Me voy de viaje

Igual que Miss Marple en la novela En el hotel Bertram, yo también me voy a pasar una semana a Londres a callejear.

A ver las nuevas tendencias
A ir de compras.
Compraré algunos libros.
Y seguramente también algunos trapos.
Hasta pronto.

martes, 18 de enero de 2011

Vaqueros Diesel

"Había dos chicas codo con codo en el porche. “Por favor, Dios mío, que no sean ésas!” Una era rubia y la otra tenía una melena castaño claro que bien podía pasar por rubia, y las dos eran flacas. La casi rubia… A Charlotte le sonó de alguna parte, aunque no recordó cuál. Otras dos chicas, una rubia y la otra morena y flaca, estaban sentadas en el borde del porche."
(…)
"En eso momento recordó dónde había visto a la tal Crissy: era la chica que Vance había intentado meter en aquel dormitorio durante la fiesta de Saint Ray, lo que había provocado que Hoyt dijera: “Esta habitación la hemos pillado nosotros.” Era evidente que lo tenía coladito. ¿Y por qué no? Era sencillamente perfecta. Mandíbulas anchas, rasgos delicados, rostro de modelo, grandes ojos azules, larga melena castaña que podía pasar por rubia, cazadora de ante tan suave que te entraban ganas de hundir la cara en ella, cinturón de cuero marrón a juego, camisa desabrochada hasta el cuarto botón, vaqueros absolutamente perfectos, botas de punta afilada y brillo sutil (no de lustre llamativo) y bolsito de cuero marrón intenso que probablemente costaba más que todo lo que llevaba puesto Charlotte. La rubia también llevaba botas afiladas, vaqueros, idéntico bolsito marrón y una ceñida camiseta de rayas horizontales amarillo intenso y azul claro que le realzaba el pecho.
Y entonces hizo su aparición Charlotte Simmons con su pinta de poquita cosa, la mitad de las cosas prestadas, una andrajosa camiseta roja, unos vaqueros no del todo adecuados y zapatillas de deporte (¡zapatillas de deporte!), sin bolso, sin maleta, sin una bolsa de deporte como dios manda, sólo con un petate informe.
Sin embargo, con tanto trajinar por el jardín delantero, nadie reparó en su llegada. ¿Por qué habrían de hacerlo? No era más que una novata desgarbada, ahí plantada con sus andrajos, aferrada a su ridículo saco. Julian andaba ocupado metiendo más “pijadas de tía” en el maletero del Suburban y Vance tratando de vencer en un duelo de miradas a Crissy, la de la melena castaña que podía pasar por rubia, que segía en el porche con las caderas insolentemente ladeadas y el resto del cuerpo puido casi hasta la perfección a fuerza de aparatos Cybex, cintas de andar y abstinencia de hidratos de carbono."
(…)
"¡Era Hoyt! Salía por la puerta principal de Sain Ray dirigiéndole una sonrisa amplia y sincera. ¡gracias a Dios! Se sintió rescatada del olvido social más absoluto. Bajó los peldaños en dirección a ella, tan perfecto en su estilo de miembro de una hermandad masculina como las dos douches en el suyo. Llevaba una chaqueta de caza de color canela bien curtida encima de una camisa azul claro desabrochada casi hasta el esternón, con los faldones por fuera de unos pantalones caqui con los dobladillos deshilachados, y chanclas
.
"

Soy Charlotte Simmons, Tom Wolfe (2005)

jueves, 13 de enero de 2011

Los ángeles de Charlie (I): Sabrina Duncan







Casualidades de la vida, las actrices que se llaman Katherine en todas sus variantes como Katharine Hepburn, Catherine Deneuve o Cate Blanchett suelen ser mujeres interesantes y con personalidad. Toda regla tiene sus excepciones (por ej. si la actriz en cuestión se hace llamar Katie), pero Kate Jackson no es una excepción y además de ser la más intelectual en Los ángeles de Charlie parece ser que era todo un carácter en la vida real también.
Su personaje, Sabrina Duncan igual que Kelly, Jill y Kris a menudo se hace pasar por periodista, corredora de coches de carreras etc., normalmente las encargadas de profesiones más sexys como la de modelo son las otras. En un episodio en el que tienen que participar en un concurso de misses echan a suertes a quien le toca, como si no supiéramos que no iba a ser a Sabrina. En compensación a menudo aparece como esposa o hija de millonario. Su vestuario suele ser sobrio, a menudo lleva trajes de chaqueta con falda y jersey de cuello vuelto o blusa. Lleva también varias cadenas de bisutería, me encanta como brillan. Y como todos los ángeles suele llevar botas o zapatos con cuña para correr con más comodidad supongo.

martes, 4 de enero de 2011

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...